Intrusismo en el peritaje caligráfico

La figura del perito calígrafo es una profesión que, hasta el momento, no está oficialmente regulada en España. Esta figura profesional se encarga de identificar la identidad de la persona que ha escrito o firmado un documento analizando su caligrafía.

Por tanto, los peritos calígrafos desempeñan un papel importante en los procedimientos judiciales. Sin embargo, al no existir una titulación oficial que identifique la profesión, es frecuente que se den casos de intrusismo laboral.

Aspectos a considerar a la hora de contratar un perito calígrafo

Ciertas personas ofrecen el servicio de peritación caligráfica tras haberse leído algún libro o haber realizado un curso corto. Esas titulaciones no suelen tener valor académico ni demuestran que la persona tiene los conocimientos necesarios. Esta situación, además de entorpecer los servicios contratados, también perjudica al perito calígrafo adecuadamente formado y con experiencia real.

Para luchar contra este intrusismo laboral, se pueden tomar algunas consideraciones. Por ejemplo, verificar que el profesional tenga experiencia demostrable. Además sería recomendable comprobar su fiabilidad y reputación contrastando las opiniones de clientes.

Pese a no existir una titulación oficial reglada, varias universidades y academias en España expiden títulos que certifican que se han impartido los contenidos adecuados y han sido evaluados, entre ellas como la Universidad Pontificia de Salamanca.

¿Es lo mismo un perito calígrafo que un grafólogo?

No. El grafólogo, además, emplea técnicas de análisis sobre la escritura a mano para descubrir características de la personalidad del individuo con buena aceptación por ejemplo en Recursos Humanos. El perito calígrafo se encarga de verificar la autoría de un documento o firma, para acreditar si ha sido falsificado o no.

Sin comentarios

Añadir un comentario