Detective privado

Desmontando mitos sobre los detectives privados

El cine y la literatura, a pesar de su gran importancia, han hecho un flaco favor a los detectives privados mostrándolos siempre como personas taciturnas, con problemas económicos y adicciones. Su silueta se reconoce en cualquier lugar: un hombre alto con sombrero que mantiene su rostro en la penumbra y que lleva una gabardina.

Leyendas falsas sobre los detectives privados

1- Cualquiera puede ser detective privado

Se afirma que para ser un detective solo se necesita ser curioso y observador, pero nada más lejos de la realidad. Los detectives son personas cualificadas, con estudios superiores y que deben tener una licencia del Ministerio del Interior para ejercer. En los años 60 o 70 muchos expolicías se convertían en detectives privados, pero esto ha cambiado totalmente al requerirse estudios.

2- Los detectives investigan asesinatos

Un detective privado no puede investigar casos que se persiguen de oficio como el asesinato. Sobre todo, se dedican a investigar bajas médicas, fraudes a los seguros, competencia desleal, infidelidades (cada vez menos) y a hijos cuyos padres necesitan vigilar. Los detectives privados en Madrid, y en toda España, solo podrán indagar cuando haya una causa legítima para ello como una relación entre dos personas o un contrato.

3- Los detectives son ilegales

Los detectives privados están regulados por la ley 5/2014. Con esto se desmonta otro mito y es que los detectives no pueden encubrir delitos ya que están obligados a colaborar con la policía. Además, la Policía Nacional tiene un registro de todos ellos.

4- No hay mujeres que sean detectives

En los últimos años cada vez más mujeres están introduciéndose en este sector profesional. De hecho, su presidenta es una mujer.

5- Los detectives siempre tienen problemas personales

Los detectives privados tienen los mismos problemas que puede tener cualquiera. El detective atormentado es solo un cliché. Se pueden encontrar muchísimos detectives privados en Madrid con vidas normales.

Sin comentarios

Añadir un comentario