alcoholismo, adicciones

   
 
 
 910 413 151
 
 630 216 752

Alcoholismo: claves y síntomas

ALCOHOLISMO: CLAVES Y SÍNTOMAS

El alcoholismo es una adicción crónica que a menudo puede tener graves consecuencias, tanto para la salud como en el ámbito socio familiar, laboral y económico de la persona. Las personas con este trastorno no pueden controlar sus hábitos de consumo, incluso cuando éste se convierte en un perjuicio grave para ellas y su entorno. Actualmente no es posible saber con exactitud quien tiene más posibilidades de caer en el alcoholismo. Las investigaciones muestran que los factores psicológicos, genéticos y sociales influyen en el desarrollo de este trastorno, aunque no son determinantes.

PRINCIPALES SÍNTOMAS

  • Usar todo tipo de excusas para beber, como acontecimientos sociales, salidas con amigos, argumentar que lo que necesita es relajarse, o mentir sobre la cantidad que bebe.
  • Falta de control sobre la bebida, que se demuestra cuando intentan dejar de beber y descubren que no pueden. Este es uno de los primeros síntomas del alcoholismo crónico.
  • Consumo excesivo de alcohol, progresivamente tiene una mayor tolerancia. Una persona alcohólica es capaz de consumir una gran cantidad de alcohol, antes de mostrar cualquier signo de embriaguez.
  • Negación de problemas con la bebida. Sentirse molesto cuando se le critica sobre el consumo de alcohol. Todas las opiniones sobre el tema molestan y enfadan.
  • Mantener y ocultar alcohol en grandes cantidades. El alcoholismo tiene signos como éste que empujan al alcohólico a esconder su adicción a los demás, lo que hace difícil ayudarles a buscar un tratamiento en un centro de rehabilitación del alcoholismo.
  • Beber a primera hora de la mañana para evitar la resaca.
  • Cuando esta ebrio, se muestra cada vez más agresivo.
  • Conducir bajo la influencia del alcohol.
  • Beber de forma solitaria.
  • Inexplicables cambios de humor.
  • Descuidar el trabajo.
  • Pérdida de interés en actividades sociales.
  • Paranoias, fobias o contemplar el suicidio.
  • El descuido de la apariencia física.
  • Deterioro de la memoria, olvidar lo que sucedió durante episodios en los que estaba bebido.
  • Depresión.
  • Dificultad para pensar con claridad, confusión.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Trastornos del sueño.
  • Dolor abdominal.
  • Vómitos.
  • Enrojecimiento y dilatación de capilares en la cara como ojos rojos, cara hinchada, nariz llena de venas rojas pequeñas, entre otros.
  • Debilidad y adormecimiento en brazos y piernas.
  • El alcohol también afecta a otras partes del cuerpo. La cirrosis hepática se puede desarrollar. El hígado dañado se vuelve incapaz de eliminar las toxinas de la sangre.
  • Las vitaminas tampoco pueden ser absorbidas adecuadamente cuando se consume alcohol. La deficiencia de vitamina B12 (tiamina) causa la pérdida de la memoria y la coordinación anormal que puede ser mortal si se deja sin tratar. También provoca la deficiencia de hierro, anemia, y deficiencia de ácido fólico.
  • Las grandes dosis de alcohol pueden elevar la presión arterial y causar problemas cardíacos.
  • Otros problemas de salud que puedan resultar de alcoholismo; daño cardiovascular, enfermedad pancreática, trastornos neurológicos, trastornos de la coagulación, la inmunidad débil debido a las infecciones, el azúcar bajo en la sangre, y el contenido de grasa en la sangre alto.

Desde Detectados te aconsejamos que, si crees que alguien de tu entorno podría estar sufriendo este tipo de trastorno, contactes con nosotros antes de que sea demasiado tarde. Además de poder llevar la investigación adelante, confirmando o desechando tus sospechas, contamos con un equipo multidisciplinar, en el que también se encuentran psicólogos que pueden apoyarte y ayudarte, tanto a ti, como a las personas afectadas por esta enfermedad.

 

 

Añadir un comentario